viernes, 12 de diciembre de 2014

Etiquetas , , ,

Aragón, la tercera región en el baloncesto nacional

Comparte
Después de la Guerra Civil, Aragón se consolidó como la tercera región de baloncesto en España "en cuanto a juego se refiere", tal como referenciaba la prensa de la época. Y lo hizo de la mano de algunos de los pioneros que habían dado a conocer el baloncesto en Helios, en las categorías masculina y femenina, y asentando las bases del éxito que supondría unos cuantos años después la irrupción del primer equipo en Liga Nacional en la que llegaron a competir simultáneamente además dos clubes zaragozanos.


Cotchicó, Pedro y Jesús Moreno, Rivas y Nuez, fue la primera formación de Helios que se estrenó en partido oficial jugado en mayo de 1934 contra el Regimiento de Infantería número 22. Los partidos de los torneos sociales en el club de la ribera congregaban ya un gran número de espectadores, y se disputaban con mucha intensidad sobre la pista. El basket-ball se hizo popular rápidamente, aumentaba el número de practicantes y se elogiaban las virtudes de este nuevo sport mientras se iba descubriendo de manera rotunda que Aragón era desde los comienzos tierra de baloncesto.
Y así se sucedieron distintos hitos en la historia del deporte de la canasta en la región aragonesa, como el primer desplazamiento de Helios para jugar contra el BIM en Barcelona en el año 40, o la participación de Helios como Campeón de Aragón en la I Copa del Generalísimo celebrada igualmente en Barcelona en 1940. También los torneos disputados en Huesca o en el frontón "Fiesta Alegre" de Madrid, y el primer campeonato de España de Frente de Juventudes, con participación de las féminas zaragozanas. Que Zaragoza fuera en 1942 el primer escenario donde se celebró la Copa del Generalísimo fuera del binomio Madrid-Barcelona es otra buena muestra del papel relevante que iba adquiriendo la capital aragonesa en el panorama nacional. O por poner otro ejemplo, el primer partido entre la Selección de Aragón y la Selección de Cataluña, en el invierno de 1943, en un magno escenario como en Gran Price barcelonés. Cataluña pasó por encima venciendo por 51 a 16, con 36 puntazos de Eduardo Kucharski, 6 de Maneja y la participación de Paco Esteva. Allí seguían los hermanos Moreno como estandartes de los primeros compases del baloncesto zaragozano, acompañándole en su crecimiento y desarrollo. La mejoría en el juego de los aragoneses era evidente, pero todavía faltaba para que llegara el tiempo en que los equipos zaragozanos, además de jugar contra los poderosos castellanos y catalanes, consiguieran ganarles.

0 comentarios :

Publicar un comentario