Blog

La pionera aragonesa Encarna Hernández, con la Campeona de Europa Critina Ouviña y la canterana Carolina Esparcia.

¿Cómo era Muscat como jugador? ¿Cuáles eran sus principales virtudes? ¿Qué representó para el baloncesto catalán y español?

Jesús y Pedro Moreno fueron pioneros en la práctica y difusión del baloncesto en Aragón.

Araceli no perdona la siesta. Es obligada. Un descansito de sobremesa para cargar las pilas. Y energía no le falta. Con 93 años es toda una campeona. Pero literal. Pionera del baloncesto aragonés muestra orgullosa los premios, libros, artículos y regalos recibidos desde que hace dos años se conoció su historia.

Es una tarde de la semana de Navidad. Hoy toca saltarse la rutina. Araceli se pone guapa en vez del pijama. Sale a las cuatro y media de casa. Tiene una cita muy esperada. Un taxi le lleva al Siglo XXI. Allí le va a dar una sorpresa a unas amigas. (Seguir leyendo)

El padre de Miguel Vizcarra tenía la representación de Montesa en Aragón. Cuando Miguel, uno de los históricos de Helios que siguieron la estela de los pioneros del deporte de la canasta, dejó de jugar, se adentró de lleno en el mundo de la mecánica. Antonio Cano, pívot zaragozano del Iberia, recordaba que le había comprado a Vizcarra su primera moto, y así se iban a Huesca a ver los partidos: motorizados. (Seguir leyendo)

Fue precisamente una pareja de hermanos aragoneses los que formaron parte de los orígenes del baloncesto a orillas del Ebro. Luego les sucederían los hermanos Martínez, los hermanos San Epifanio, los Arcega y los Angulo, como sagas familiares más destacadas. Jesús y Pedro Moreno no solo fueron pioneros en la práctica del baloncesto en Aragón, también fueron precursores en su difusión, convirtiéndose en uno de los ejemplos sobre la práctica baloncestista anterior a la Guerra Civil que tuvieron continuidad tras la contienda. (Seguir leyendo)

'El origen del deporte femenino en España' es un libro gordo. Como el de Petete. De esos que pones encima de una hoja arrugada para recuperar su compostura. Es un pedazo de tocho. Casi 900 páginas hacen que su transporte sea a prueba de lumbagos. Suponemos que a Jorge García García, su autor, le habrá costado sus ahorros en tintas de bolígrafo escribir este extenso paso por las primeras heroínas del deporte en España. (Seguir leyendo)

En Muscat Project seguimos buscando esas palabras inyectadas en esa nostalgia alegre, esas fotos nunca olvidadas en blanco y negro y esos discursos renacidos desde el tiempo. Y nos encantaría que nos ayudases. Si estás leyendo esto y tienes presente las charlas del abuelo sobre las alpargatas con las que jugaba al baloncesto o de la tía rememorando sus cestas con el equipo de la fábrica, nos encantaría escucharlas y compartirlas contigo. (Seguir leyendo)

El Stadium Casablanca quiso rendir un merecido homenaje a Araceli Herrero en el partido entre el Mann-Filter y el Gernika de la Liga Femenina. El acto, desarrollado en el descanso, fue un apéndice del que hace unas semanas reconoció a esta zaragozana de 91 años como una de las pioneras de nuestro deporte en la Gala de la Federación Aragonesa de Baloncesto (FAB). La directiva del Stadium quiso reconocer la labor como histórica de Araceli entregándole un ramo de flores y una camiseta firmada por las jugadoras de la plantilla. (Seguir leyendo)

Araceli Herrero, pionera en loa década de los 30 entre las mujeres, y Lorenzo Alocén, campeón de Europa, olímpico y único aragonés que ha sido máximo anotador en Primera División. La FAB les entregó un bello trofeo y una camiseta de la selección aragonesa con su nombre en el transcurso de su Gala Anual de 2015. Pero lo material es minúsculo ante el sentimiento que palpitó en su alma. (Seguir leyendo)

El 31 de mayo de 1936 el Laietà y la Federació Catalana de Basket-ball rendían homenaje a uno de los grandes jugadores de la época, Fernando Muscat, con un Festival-Homenaje con motivo de su retirada. El aragonés ponía rumbo a Madrid por motivos laborales, y su club y la federación territorial organizaron una jornada que incluyó una exhibición de tenis y concurso de natación en horario matinal, y partidos de baloncesto por la tarde. Además, un banquete por la noche como broche final. (Seguir leyendo)

Heredero de los archivos recopilados durante años por Pedro Ferrándiz, la FEB situó en Alcobendas esta joya para los amantes de la historia. Coordinado por Raúl Barrera, un amplio museo hace un recorrido desde los inicios de las cestas hasta los últimos triunfos de las selecciones nacionales. (Seguir leyendo)

La historia de Araceli Herrero es un homenaje a las mujeres pioera en deporte y vida, mujeres enormes, luchadoras, madres y abuelas amadas que aportaron tanto por los demás, porque quisieron, pero porque así les educaron. Heroínas que merecen nuestro homenaje diario. (Seguir leyendo)

Este es el nombre de mi proyecto que nació a finales de 2012, con el propósito de representar a España en la categoría Finn de vela en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016. Me llamo Alejandro Muscat, tengo 29 años y puedo considerarme un privilegiado por descender de grandes deportistas. (Seguir leyendo)

Sobre la hierba de Chamartín, en el campo de fútbol del Real Madrid, se instalaron unas canastas de madera. Portugal esperaba. Martins, Barbosa, López, Drogo y Da Costa formaban un quinteto que era recibido por el embajador luso en la estación madrileña de Delicias. (Seguir leyendo)

En 1935 España confeccionó la primera Selección de su historia: la Federación Española anunciaba la inscripción del equipo nacional para disputar el primer Eurobasket que se iba a celebrar en Ginebra. (Seguir leyendo)

Hoy sabemos que Muscat, en su época, fue un gran jugador que destacó en su club y en la Selección. Pero, ¿cómo era Muscat como jugador? ¿Cuáles eran sus principales virtudes? ¿Qué representó para el baloncesto catalán y español? (Seguir leyendo)

La transición entre el baloncesto primigenio y la etapa inicial de profesionalización del deporte de la canasta en la que los clubes comienzan a retribuir a los jugadores, tuvo en Ángel Anadón un protagonista fundamental tanto con su Iberia, como en el posicionamiento de Zaragoza como plaza indiscutible del baloncesto nacional. (Seguir leyendo)

Y la niebla. En los recuerdos de Santiago se extiende la bruma. Una capa grisácea que codifica Zaragoza en sus tiempos mozos de mili. “En la Base Americana”, corrige al instante. “Dormía en casa de la tía Delfina. Sólo hace un año que volvimos a la ciudad”, recuerda. (Seguir leyendo)

Después de la Guerra Civil, Aragón se consolidó como la tercera región de baloncesto en España "en cuanto a juego se refiere", tal como referenciaba la prensa de la época. Y lo hizo de la mano de algunos de los pioneros que habían dado a conocer el baloncesto en Helios. (Seguir leyendo)

Carme Sugrañes, barcelonesa nacida en 1915 estuvo motivada desde joven para hacer deporte y sus padres siempre la apoyaron. Con apenas 16 años ingresa sin conocer a nadie en el recién creado Club Femení i d’Esports, un club popular y exclusivamente femenino de la ciudad. (Seguir leyendo)

Frente a su casa de la calle Predicadores podía ver a los bañistas azules, pero también a las siluetas alargadas de los hermanos Moreno o Casabón encestando esas canastas de pioneros. “Y José Tomey. Era un jugador muy habilidoso y que sabía que jugaba bien y le gustaba dar espectáculo. Era mi ídolo". (Seguir leyendo)

Daniel Justribó había iniciado un poco antes su carrera, que le llevaría a acabar cruzando la meta con su libro "Feminitat, Esport, Cultura" bajo el brazo. Llegó a la familia Muscat, pero preguntando por la otra gran protagonista de la historia: Carmen Sugrañes, la mujer de Fernando Muscat. (Seguir leyendo)